Silence is golden

No cabe duda de que vivimos tiempos extraños en los que, gracias a la globalización de la información tenemos acceso a un sinnúmero de informaciones y datos de todo tipo pero que, por desgracia, casi seguro somos incapaces de procesar y mucho menos reconocer en ellos lo que es cierto de lo que es falso. Puesto que la información es poder y el poder es algo que desean quienes a toda costa lo codician todo, no es una cuestión que se deje en manos del común de los mortales. Hace unas cuantas décadas atrás, controlar la información, sea esta del ámbito que sea, era relativamente fácil. En primer lugar, quienes nos gobernaban tenían la potestad absoluta de poder zanjar cualquier información eliminando al “mensajero” y a quienes la recibieron. Se podían quemar casi con total impunidad bibliotecas, se requisaban los correos y se perseguían duramente las reuniones clandestinas de investigadores, estudiosos, los cuales a menudo eran acusados de estar conspirando contra el estado. Se estableció una férrea censura sobre lo que se publicaba, la cual era doble, por un lado se tenía que conseguir el beneplácito papal y por el otro el del Rey o el Gobierno al mando. Cuando surgieron los primeros periódicos de noticias la censura seguía presente pero a veces no era suficiente y se tenían que aplicar otras técnicas más persuasivas como la amenaza de cárcel o incluso del asesinato. No obstante, la prensa, consiguió saltarse el cerco en no pocas ocasiones y los poderosos tuvieron que buscar medios más sofisticados para el control. Y los encontraron, decidieron comprar estas publicaciones y quienes estaban en nómina sabían muy bien lo que podía suceder si no seguían las directrices del patrón.

Estas técnicas más sutiles de control demostraron con el tiempo ser mucho más efectivas que las utilizadas con anterioridad. El pueblo oprimido era cada vez más sensible al maltrato puro y duro que recibían de sus opresores. Las revueltas y revoluciones populares estaban aumentando en todas partes y era necesario desarrollar nuevas técnicas de control. Descubrieron que igual que engañaban al pueblo enseñándoles ciencias y creencias falsas, una historia manipulada y unos lenguajes normalizados a menudo en discordia con el habla común, podían igualmente engañarles en las noticias cotidianas que recibían de la actualidad del mundo.

Deberíamos ser conscientes de hacía dónde se dirige nuestra «evolución» como individuos.

Al principio sus técnicas eran algo toscas y poco elaboradas. Servían perfectamente para las inmensas masas de personas con un nivel muy básico de educación- La mayoría no sabían leer ni escribir así que se contentaban con lo que les contaban quienes si habían aprendido a hacerlo. No obstante, la gente culta observaba con cierta perprejidad esos panfletos informativos de prensa amarillista e insustancial. The Sun no fue inventado hace poco sino que ya existían publicaciones así desde hace unas cuantas décadas atrás. Pronto se dieron cuenta que era necesario “engañar” a los intelectuales. La Iglesia Papal, que tenía gran práctica en este aspecto, ya había puesto, desde siglos atrás, ingentes medios humanos y materiales para cambiar el relato histórico, las ciencias, las humanidades y el conocimiento en general. Ahora debía crear un modo de controlar a intelectuales, científicos y pensadores y lo hicieron a través de las Universidades e Instituciones educativas, las cuales dominaban casi en su totalidad. Aquellos que deseen ejercer como maestros, catedráticos, médicos, científicos, historiadores, arqueólogos, técnicos, etc debían tener un título y este solo podía ser concedido por ellos. Por supuesto, tal título podía ser anulado si el beneficiario en cuestión no se atenía a los “principios académicos” y a la “ortodoxia” previamente aprobada. Esto significaba, por ejemplo, que si eran biólogo y de repente descubrías que Darwin no tenía razón y publicabas algo contraria al evolucionismo, creencia ortodoxa plenamente oficial y autorizada, entonces se te llamaba al orden o se te retiraba tu título. Sin título no podías ejercer en tu ramo, se te denegaba el acceso a cualquier centro de estudio e investigación y se te censuraba en cualquier medio de comunicación tildándote de haber perdido la cordura. Si persistías en tu empeño, podían hacerte desaparecer mediante algún inoportuno accidente, un desafortunado atraco con fatal consecuencias o con alguna extraña enfermedad inoculada.

Luego apareció el estudio psicológico y las técnicas de control mental de las masas utilizando las más diversas técnicas. Con los avances tecnológicos o, mejor dicho, con la liberación de algunos de ellos, surgió el telégrafo, la radio, el teléfono y finalmente la televisión. La televisión es un invento de los años treinta, pero no empezó a popularizarse hasta los años 50, teniendo su boom en la década de los 60 del siglo pasado. Este invento resultó ser un increible aliado de gobiernos en su afán por controlar la voluntad de sus súbditos. Pero, no nos engañemos, cuando hablo de gobiernos no me refiero a nuestros políticos, que sólo son los más hábiles sinvergüenzas y manipuladores surgidos del pueblo y a sueldo de quienes realmente nos gobiernan en la sombra. No hablaré de ellos, pues hay bastante información al respecto.

La Televisión superó rápidamente a la radio como medio de difusión de «la Orden Papal». Se ha demostrado que el ser humano interpreta el mundo básicamente a través del sentido de la vista. Pronto los sociólogos se dieron cuenta que lo que salía por TV se tomaba como real y cierto. La frase: «si lo ha salido por la Tele, es que ha sucedido» se convirtió en un mantra que se repetía en todas partes.

La televisión fue la reina indiscutible de la manipulación y control de las masas hasta la aparición de internet. Internet se nos presentó como un medio formidable para intercambiar cualquier tipo de información libremente a través de una red que te intercomunicaba con centenares de servidores de todo el mundo. Pero, en realidad, internet no era la liberación, el lugar donde todos podríamos expresarnos con libertad. Era la red de la araña en la cual íbamos a caer todos atrapados. Internet fue el comienzo del Gran Hermano y del control absoluto de quienes nos gobiernan. Esa red fue vendida como una liberación en los 90 y 30 años después se va a convertir en la más intrincada red de control que haya ideado el hombre jamás. Sin embargo, pese a que esta última afirmación suena bien, no es del todo cierta. Detrás de tan maquivélico plan de control está la mano alienígena. Finalmente, se busca convertir al ser humano en un ente hiperconectado a una gran colmena dirigida por un conjunto de reinas madres que obedecen a la Suprema Reina Madre. Por cierto, la palabra Alien proviene del nombre que se le daba a los seres que viven en la luna, pues la Luna se llamaba así hace mucho tiempo.

Estos inocentes «tatuajes» metalizados esconden todo un conjunto de circuitos integrados que reciben y retransmiten numerosa información a través de internet. El portador puede recibir la información a través de impulsos sónicos mediante un audífono implantado en el oido y ver la información mediante una lentilla especial implantada en el ojo o, si no se quiere llegar tan lejos, mediante unas gafas especiales.

A través de un estudiado plan de regalos tecnológicos nos tienen atrapados a casi todos mediante cosas tan “chachis” como los móviles. Este juguetito va a evolucionar en los siguientes años convirtiéndose en implantes subcutáneos, una especie de tatuajes. Entenderán ahora porque se ha extendido tanto esta moda de tatuarse. Los piercing son otro modo de prepararnos para los implantes de piezas tecnológicas camufladas de “joyas”. El único impedimento es la implementación de los anchos de banda de comunicación de datos, pues estas miniaturas no tendrán en si mismas una gran capacidad de almacenaje de datos. Para conseguir que tengan su propio cerebro debe crearse una capacidad mayor y mas rápida de transmisión de datos. La tecnología 5G es la solución a ese problema, va a traernos la siguiente revolución, convirtiendonos a todos en emisores y receptores de datos. Nos venderán infinidad de cachibaches electrónicos nuevos que irán incorporados a nuestros cuerpos. Por supuesto, surgiran los primeros “valientes” en probarlos y saldrán esas noticias tan tiernas y humanas de que gracias a un “implante cerebral” pudo saber a tiempo cuando sufriría una neumonía aguda y salvo su vida.

Este es el MC10, un implante que extiende las capacidades humanas. Obsérvese que es como un tatuaje cutáneo.
Una ampliación del MC10

Implantes en piel con capacidades holográficas. Microlentes implantadas en los ojos que nos mostrarán toda clase de información de algo o alguien con solo mirarlo. O simplemente preguntarnos algo y que la respuesta sea buscada en una inmensa e intercomunicada red de computadores. ¿Quién no quiere algo así?. Son golosinas tecnológicas para toda una generación de niños golosos. Golosinas definitivamente envenenadas que nos van a llevar de cabeza a una Edad más Oscura si cabe que la actual.

Con la llegada de la tecnología 5G, va a ser posible conectar decenas de aparatos a la red, todos los electrodomésticos, las bombillas de LED, los automóviles, nuestros implantes electrónicos. Todo, absolutamente todo interconectado. ¿Se imaginan el inmenso poder que van a conseguir quienes controlan la red de redes? ¿se imaginan que puede suceder si la red es hackeada?

Junto al 5G viene la desaparición del dinero físico y el advenimiento definitivo del dinero virtual. Si algunos estábais pensando en libraros del control, tirando vuestros móviles y desconectándoos de internet, siento deciros que quedareis tan fuera de juego que no podreis cobrar vuestra nómina, comprar o vender. Por supuesto, eso tiene fácil solución, te conectas con todo lo que ello implica o te vas a vivir a la selva y compartir las bananas con los monos, si no han sido chipeados ellos también.
Internet ya está siendo censurado desde hace años, pero en los tiempos por venir esta censura se va a volver muy descarada. O sigues el juego de lo oficialmente correcto o te cortarán el acceso a tu facebook, a instagram, a twitter, a you tube e incluso a los buscadores más populares. El control será implacable y tenaz. Sin embargo los medios te dirán que todo esto se hace por tu bien y para tu seguridad.
Ciertamente, hay muchos en internet que intentan denunciar todos estos abusos por parte de poder. Medios tachados de conspiranoicos por los oficialistas. A todos ojos, estos denunciadores parecen ser un problema para el sistema pero la realidad es que no lo son en absoluto. Simplemente otros “informantes” lanzarán noticias conspiranoicas absurdas con el fin de confundir a la honesta persona que intenta informarse adecuadamente de algo. Solo les preocupan los que presentan “pruebas” demasiado complometedoras o los altos cargos del Stablishment que deciden denunciar ciertos planes o proyectos secretos. Nuevamente, para ellos se aplicará la mano dura y serán debidamente sacados de circulación.

«Y que ninguno pudiese comprar ó vender, sino el que tuviera la señal, ó el nombre de la bestia, ó el número de su nombre.» Apocalipsis 13:17

Digamos que este blog es catalogado como conspiranoico y claramente antisistema. Su autor está fichado como elemento con un claro perfil rebelde al sistema. Sería ingenuo por su parte pensar que no está su nombre incluido en una Black-List. No obstante, han observado que es prudente y que aunque denuncia el sistema aplica el axioma “a Dios lo que es de Dios y al Cesar lo que es del Cesar”. Ellos saben muy bien que ha decidido vivir y dejar vivir y, por lo tanto, mientras sea así habrá un cierto respeto por ambas partes. No obstantes, a veces ha hablado de cosas que incomodan. Entonces ¿qué hacen? simplemente le avisan como ellos saben hacerlo.
El 26 de Abril el blog fue hackeado y los autores dejaron una clara nota, o firma: “silence is golden”, que es una clara llamada a la discreción. La frase puede interpretarse en español como “en boca cerrada no entran moscas” o, de un modo más filosófico: “Alaba la virtud de saber guardar silencio.” Sea como fuere el mensaje venía a consecuencia de algo que publiqué o, al conjunto de cosas que estaba publicando.

El campo magnético de la Tierra se ha movido rápido, aunque no durante una noche, claro, y lo ha hecho muchas veces durante la historia de este planeta. El campo magnético es dipolar, como la de una barra imantada, y sigue manteniendo aproximadamente la misma intensidad durante miles de millones de años, pero por razones aún desconocidas de vez en cuando se debilita y, presumiblemente, durante los siguientes miles de años, cambia de dirección. 

Este es el sútil funcionamiento de nuestros gobernantes en la sombra. ¿Quién quiere cruzar la línea roja?. Esa sutileza se va a convertir en un poderoso puño de acero dentro de unos meses cuando la situación mundial se ponga bastante peor en tres frentes: el económico, el natural y el bélico. Los dos primeros se entienden más o menos bien, pero el natural no tanto aunque todos los medios oficiales y conspiranoicos hablan de las múltiples catástrofes naturales que se han inclementado en los últimos tiempos, sean terremotos, tsunamis, inundaciones, sequías, huracanes, ciclones, etc.

La Anomalía Geomagnética del Atlántico Sur. Es como un agujero abierto en nuestra protección contra los letales rayos cósmicos y que sienten especialmente los Uruguayos, ellos saben bien de que forma más potente «pica» el Sol en su país.

No es un invento de personas dadas al catastrofismo. Los datos están ahí. El aumento de terremotos por encima de los 5 grados Richtel son un hecho. ¿Porqué está sucediendo esto? Pues quizás nos puedan decir algo los Alien que habitan esa inmensa nave espacial llamada Luna y por supuesto la cíclica y natural inversión de los polos magnéticos que puede suceder en cualquier momento. Tengamos en cuenta que estas inversiones se suceden cada 11.000 años aproximadamente y que la última fue bastante devastadora para la Tierra. Cada vez que sucede algo así se avecinan grandes cambios, muchos de ellos catastróficos, como el corrimiento de la litosfera y el posterior desplazamiento de los casquetes polares. La Tierra es un ser vivo que está creciendo. Tiene sus propios ciclos de transformación y estos no son tan largos en el tiempo como nos pretende explicar la ciencia oficial. Pero quizás esté explicando algo que debiera callarme… por el momento.

Esta gráfica nos muestra el incremento de las catástrofes naturales alrededor del mundo hasta 2011 (falta saber desde ese año hasta el actual). Puede observarse que la gráfica va en clara dirección ascendente.

“silence is golden”

© Alman 2019 iberaldeaweb@gmail.com